¿Qué es una relación saludable?

Converse con sus hijos sobre las relaciones

Una de las cosas que caracteriza a los adolescentes es el deseo de explorar nuevas relaciones. Para los adolescentes esto es algo emocionante, pero para los padres es motivo de preocupación ya que no quieren que se lastime a sus hijos. En una relación se puede encontrar apoyo y una manera de aprender sobre uno mismo. Las relaciones también pueden ser difíciles, frustrantes e incluso enfermizas. Sus hijos adolescentes necesitan de su ayuda para aprender a distinguir entre una relación saludable y otra enfermiza.

Comparta sus valores

Usted puede ayudarles a sus hijos adolescentes a entender lo que significa tener una relación saludable. Al conversar con ellos sobre el respeto, las relaciones saludables y sobre lo que esperan de sus relaciones, usted les estará ayudando a evitar participar en una relación enfermiza o a salirse de ella.

Dígales a sus hijos adolescentes lo que usted quiere para ellos:

  • “Quiero que tengas un/a novio/a que te respete”.
  • “Quiero que tengas un/a novio/a con el que te sientas a gusto”.
  • “Quiero que disfrutes tu relación con tu novio/a y que puedas tener relaciones satisfactorias y saludables con otras personas que se preocupan por ti”.

Pregúnteles a sus hijos adolescentes sobre las cosas que les importan.

Las siguientes son algunas preguntas que usted les puede hacer a sus hijos adolescentes para iniciar una conversación sobre las relaciones:

  • ¿Cómo sería una relación ideal para ti?
  • ¿Qué cualidades buscas en un novio/a?
  • ¿Qué se te viene a la cabeza cuando piensas en el amor verdadero?
  • ¿Cómo te imaginas que es una relación abusiva o lo que se sentiría estar en una?
  • ¿Conoces a alguien que tenga una relación saludable? ¿Conoces a alguien que esté en una relación enfermiza? ¿Qué te hace pensar que esa persona tiene una relación saludable o enfermiza?

Al compartir sus valores con ellos y escuchar lo que es importante para sus hijos adolescentes, usted les ayudará a pensar en lo que realmente desean de una relación.

A continuación encontrará alguna información que le ayudará a conversar con sus hijos adolescentes sobre la diferencia entre una relación saludable y una que no lo es:

El acoso + la presión de los compañeros

También es importante que sus hijos adolescentes comprendan lo que es una relación saludable, especialmente durante esta etapa de su vida en la que es común sufrir el acoso (bullying) y la presión de otros adolescentes. De hecho, casi el treinta por ciento de los estudiantes estadounidenses que cursan del 6.° al 12.° grado son víctimas del acoso. A continuación se ofrece alguna información que le ayudará a conversar con sus hijos adolescentes sobre la presión y el acoso:

Los jóvenes LGBT

Los jóvenes que se identifican como lesbianas, gais, transgénero o que no están seguros de su sexualidad (LGBTQ, por sus siglas en inglés), tienen el doble de probabilidad que sus compañeros de afirmar que han sufrido agresiones físicas, patadas o empujones en la escuela, y el veintiséis por ciento de los jóvenes LGBTQ señala que uno de sus mayores problemas es el de no sentirse aceptados por sus familias. Está claro que para los jóvenes es importante sentir que sus familias los apoyan y aceptan, pero puede resultar algo complicado encontrar la forma adecuada de ofrecer apoyo a sus hijos adolescentes que ya han declarado abiertamente su sexualidad LGBTQ o que están pensando en hacerlo. A continuación se ofrece alguna información que le ayudará a apoyar a sus hijos adolescentes que se identifican como LGBT: